Audio Digital (2ª parte): otros codecs, otras alternativas

Otros codecs, otras alternativas

En la parte 1 de este artículo tratábamos el desarrollo y la calidad del codec MP3. Un algoritmo rey en la conversión del audio digital a un formato reducido en tamaño. En esta segunda parte daremos a conocer otras fórmulas que sirven de alternativa a quien quiere ampliar su conocimiento, probar nuevos codecs (para compararlos, por ejemplo) o simplemente desea evolucionar.

El MP3, aunque no lo creáis, es un formato bastante envejecido donde otros algoritmos lo han adelantado en compresión (bitrate) y calidad. Existe un amplio abanico, otras alternativas, que superan con creces las prestaciones de nuestro querido MP3. Demos un paseo y conozcamos a fondo a OPUS.

OPUS

Icono Opus.Es un algoritmo que comprime el Audio Digital similar al MP3, utilizando una compresión con pérdida. Le distingue del antecesor, del rey MP3, por ser muy manejable, pero con un dato importante a mencionar: su código es libre (open source) basada en una licencia BSD.

Apoyado principalmente en el sistema OGG, se descubren a los autores de este desarrollo en la fundación Xiph.Org (los creadores de FLAC), donde Mozilla y Skype también colaboraron en su desarrollo. A pesar de que pueda ser un formato desconocido para muchos, este codec se implanta en los estándares de la World Wide Web (apócope de Internet) a partir del 2012 por la IETF (Grupo de Trabajo de Ingeniería de Internet) siendo un sistema reconocido como el MP3.

La ventaja frente a su viejo competidor es el mayor ratio de compresión, donde sus desarrolladores comparan la misma calidad en este ejemplo:

MP3 a 128kbps = OPUS a 64kbps

consiguiendo reducir drásticamente el espacio ocupado del audio ajustando la misma calidad de sonido.

Comparativa OPUS vs MP3
La capacidad del Audio Original sin compresión es de 3,7MB (370.4876 bytes)    
MP3 a 128kbps

337,5Kb (337.481 bytes)
OPUS a 64kbps

191,8Kb (191.835 bytes)
OPUS a 128kbps

380,5Kb (380.507 bytes)

Podréis descubrir que comparando en la calidad de los 64kbps del OPUS, el MP3 no puede competir en tamaño: 191Kb frente a los 337Kb. Si lo traducimos en duración de una canción estándar de 3 a 5 minutos, podemos acortar un promedio de entre 1,5Mb y 2,0Mb o más, por tema aproximadamente. Esto significa que si convirtiésemos toda nuestra biblioteca musical, reduciríamos el espacio en nuestros discos duros drásticamente.

Visión general

PAltavoz.odréis pensar que, en el ejemplo anterior, donde se muestra el MP3 a 128kbps = 337Kb y OPUS a 128kps = 380Kb, este codec ocupe mucho más espacio, pero la calidad de 128 correspondería a 256 de un MP3. OPUS siempre ocupará en proporción de calidad con un tamaño bastante inferior.

Este formato de audio maneja una tasa de compresión muchísimo más amplia, donde podremos ajustar el parámetro a lo que nuestro oído nos guíe como calidad, o bien, en las necesidades especificas con las que se trabaje.

Los bitrates oscilan entre un mínimo de 6kbps hasta 510kbps, con tasas de muestreo que abarcan desde los 8kHz (4kHz audible para nuestro oído) hasta los 48kHz (el oído humano alcanzará únicamente hasta el límite de los 20kHz). OPUS, tiene otras ventajas que sólo será de interés para quien trabaje con este audio de una manera más a fondo, soportando hasta 255 canales de audio. Además es posible escoger entre la opción de Variable o Constante en su compresión. También usa un soporte experimental para audio ambisónico permitiendo unir canales en joint stereo por grupos de dos.

Soporte

Este formato de audio destaca por su versatilidad y su baja latencia consiguiendo que las aplicaciones lo usen bajo demanda en Internet, por ejemplo:

  • Voz sobre IP (VoIP)
  • Teleconferencias
  • Chats
  • Streaming

Aplicaciones para convertir a OPUS

Bajo nuestro sistema basado en Debian, en la actualidad hay bastantes aplicaciones para convertir el Audio Digital a este formato desde diferentes fuentes. Veamos dos ejemplos:

Para instalarlo sólo es necesario escribir en una Terminal o Consola:

sudo apt-get install asunder
Asunder CD Ripper, extae música desde el soporte de CD de manera eficiente con multitud de formatos de conversión. Es simple y de fácil manejo, pero con resultados buenos.
Asunder CD Ripper, extrae música desde el soporte de CD de manera eficiente con multitud de formatos de conversión. Es simple y de fácil manejo con un resultado bueno, y de calidad.
  • SoundConverter (casi desde cualquier formato de Audio, incluso es capaz de extraer y convertir desde algunos formatos de vídeo: Ogg Vorbis, AAC, MP3, FLAC, WAV, AVI, MPEG, MOV, MP4, M4A, AC3, DTS, ALAC, MPC, Shorten, APE, SID, MOD, XM, S3M, etc).
Instalar SoundConverter
Por su aspecto austero y pobre, SoundConverter, da una imagen de lo que no es. Tiene un motor de conversión potente llegando a convertir ficheros múltiples de manera simultánea ahorrando un tiempo considerable. Es eficaz y prácticamente se traga cualquier formato.
Por su aspecto austero y pobre, SoundConverter, da una imagen de lo que no es. Tiene un motor de conversión potente llegando a convertir ficheros múltiples de manera simultánea ahorrando un tiempo considerable. Es eficaz y prácticamente se traga cualquier formato.


Hay muchísimos programas más, pero os lo dejo a vuestra elección. Indagad el que mejor se adapte a vuestras necesidades y más cómodo os resulte. Los repositorios de Ubuntu / Debian están surtidos de muchísimas aplicaciones. Sino os convence siempre podéis buscar alternativas surfeando por la web. No obstante, mi recomendación para tener un sistema seguro de malware es ceñirse a los repositorios y/o páginas oficiales de desarrolladores de los programas con buena reputación.

 

No sólo OPUS intenta captar a sus nuevos fieles, hay bastantes formatos más a la espera de ser testeados. A continuación enumeraré unos pocos de una amplia lista. En este artículo comprobaréis que sólo he profundizado en OPUS, por ser mi alternativa escogida tras abandonar el codec que durante décadas me ha acompañado, no significando que sea mucho mejor que otros formatos, sino que sus características se amoldaron a las necesidades de mi trabajo con el Audio Digital a nivel personal. Si tuviera que escoger para trabajar a nivel profesional escogería alguno que no comprimiese con perdidas, me iría a WAV como he utilizado, desde siempre, para muestras profesionales.

Mas formatos de Audio, más alternativas

  • Logo AAC.AAC (Advanced Audio Coding) es un formato también en una compresión con pérdida. Este algoritmo se creó con un estándar internacional “ISO/IEC 13818-7” como una extensión de MPEG-2, bajo la creación de MPEG (Moving Picture Experts Group).

La calidad de sonido es excepcional y su rendimiento es muy alto. Utiliza una codificación de audio avanzada (AAC) donde es aprovechado para ser usado en Internet, como en conexiones inalámbricas y sobre todo en radio digital.

Es el formato escogido por Apple como formato principal para todos sus dispositivos (iPods, iPads, iPhone, etc.). A través de su programa iTunes (sólo para Apple y Windows) se puede gestionar la biblioteca musical. En Ubuntu existen muchos programas para trabajar con él. Una de las particularidades que se puede obtener es la posibilidad de inserción de una protección de los Derechos de Autor. Esto significa que aquellas canciones que no tienen autorización con una protección anticopia (DRM) no funcionarán, no sonarán, fuera del dispositivo donde fue comprado.

No hay que asustarse, los usuarios que suelen comprar música digital a través de iTunes, pueden estar tranquilos que sus canciones se han convertido a dicho formato sin protección (DRM), de esta manera los AAC se pueden reproducir en cualquier dispositivo compatible.

Algunas de sus características básicas son las de utilizar únicamente una frecuencia de bits variable (VBR). Esto significa que durante la compresión va modificando el número de bits utilizados por segundo para codificar los datos de audio según tenga que sacrificar el audio desechable. El procesamiento final da un resultado menor en la capacidad del archivo si lo comparamos con el MP3. La conversión es mucho más liviana en consumir recursos. Las frecuencias de muestreo (bitrate) estándar es trabajada, generalmente, en estos baremos: 16kHz, 22,05kHz, 24kHz, 44,1kHz, 48kHz, 88,2kHz y 96 kHz. Su calidad media y más utilizada se podría definir en los 48kHz (de forma profesional utilizado en vídeo y sólo audio).

Este formato también puede codificarse en las siguientes extensiones: MP4, M4A, M4B, M4P y M4R.

  • Icono AIFF.AIFF (Audio Interchange File Format) es un formato estandarizado por Apple Inc. desde 1988 basado en IFF (Interchange File Format), antiguo logaritmo utilizado en aquellos ordenadores Amiga. Este codec no comprime el Audio Digital entrando en la categoría de aquellos sin pérdidas. Es utilizado de forma profesional siendo líder junto a los WAV y SDII. Para uso domestico no sale rentable su uso porque hay que sacrificar un espacio muy considerable en nuestros discos duros, como para crear un biblioteca musical. La tasa aproximada oscila sobre los 10MB por minuto de audio en estéreo (similar al ya conocido WAV), La frecuencia de muestreo es de 44.1kHz a 16 bits. Un punto a favor, su estándar da soporte a bucles para notas, como ejemplo en samplers para programas de edición musical. Hay ocasiones en que se puede encontrar este formato con su extensión alternativa, AIF.

Existe la posibilidad de comprimir el Audio Digital con este formato (con una implementación de otros codecs ya incluidos), y que utilizan estas extensiones AIFF-C o AIFC.

Listado amplio de formatos

  • MP3: con pérdida. Estándar. El más usado a nivel mundial. Muy configurable y manejable.
  • OPUS: con pérdida. Baja latencia. Buena alternativa para ahorrar espacio de almacenamiento.
  • OGG: con pérdida. Calidad media. Estándar en sistemas basados en Linux por ser de Código Abierto.
  • FLAC: sin pérdida. Calidad muy alta. Código Abierto.
  • AIFF / AIF: sin pérdida. Alta calidad. Formato profesional.
  • AAC: con perdida. Buena calidad.
  • WMA (Windows Media Audio): con y sin pérdida. Añade información del autor. Compatible con la protección de datos DRM.
  • APE (Monkey’s Audio): sin pérdida. No elimina información del flujo de audio. No sacrifica el Audio.
  • ALAC (Apple Lossless Audio Codec): sin pérdida. Soporte de streaming. Soporte de etiquetas (QT tags).

Finalmente, las alternativas son muy grandes a la hora de escoger . Muchos formatos se quedan en la sombra, por no nombrarlos, y no por ello dejan de ser potentes o de interés. Ahora te toca a ti escoger, si te quedas con el MP3 de “toda la vida” o te apetece probar nuevas herramientas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.