Las ortopedias y fabricantes vs. Deporte Inclusivo

Los usuarios de materiales ortopédicos se sienten estafados y desamparados sin que nadie regule esta situación.

Los materiales ortopédicos, en general, son las extensiones de los deportistas, análogamente como nuestros brazos y piernas. Muchos de estos elementos son necesarios para el desarrollo deportivo: prótesis, sillas de ruedas, fajas y/o correas, y una larga enumeración de adaptaciones.

Ante la diversidad de los diferentes deportes que se practican, existen unos elementos ortopédicos comunes, como ejemplo, la silla de ruedas, ya sea en su modalidad manual o eléctrica.

El negocio ortopédico demasiado lucrativo.
El negocio ortopédico demasiado lucrativo.

El por qué no existe la compatibilidad o la unión ortopédica con el deporte, es una cuestión qué realmente no deseo entender, porque los motivos más pesados de comprender dentro de la comunidad de deportistas son tan lineales y decepcionantes que prefiero mirar a otro lado. Lo que predomina es el bajo interés por sus usuarios, siendo solo números y una fuente de ingresos… En el momento que pasas de ser un nuevo cliente a uno más porque otros usuarios llegan después de ti, se ve como han colapsado tu reinado de atención y dedicación.

Voy a pormenorizar y exponer unos ejemplos: un deportista en la modalidad de Slalom en silla de ruedas eléctrica, su herramienta de trabajo es su propia silla. En el momento que debe realizar un cambio de baterías, sea por su desgaste o un mal funcionamiento, por norma general he vivido como los usuarios no tenemos ninguna prioridad, ni prisa y menos preferencias. Desde que te recogen tu silla en tu domicilio (hay algunas ortopedias que ofrecen este servicio) o se deja en la misma tienda por tus propios medios (que es lo que suele ser habitual), hasta el regreso de las nuevas baterías, pueden pasar semanas e incluso la demora llega a contabilizarse hasta un mes completo o más; otro ejemplo más cercano y vivo es el del deportista federado en Boccia, en la categoría de BC3, Iván Alemany, quien ha estado un año entero para poder empezar a usarla y disfrutarla, es vergonzoso. Es verdad que necesitaba realizar unas adaptaciones muy específicas, pero se trataba de una silla bipedestadora con diferentes extras. Una vez que se confirma y compra la silla, saliendo de fábrica no se necesitan tantos arreglos o modificaciones que duren un proceso total de un año hasta que ha quedado útil, ante las necesidades tan especiales de este deportista, para su vida diaria y para realizar deporte.

El Deporte Inclusivo debe normalizarse económico y socialmente.
El Deporte Inclusivo debe normalizarse económico y socialmente.

Consecuentemente, el uso de aparatos ortopédicos es una necesidad, no hay nadie que se ponga una prótesis, utilice unas muletas o maneje una silla de ruedas si no lo necesitas o te lo prescribe un facultativo. Los deportistas, generalmente, usan sus sillas y demás material ortoprotésico de uso diario en el deporte, se vive el absentismo deportivo por un simple cambio de material. Esta situación provoca e inflige al deportista un daño moral y de rendimiento deportivo, durante un tiempo de espera que repercute seriamente en su deporte. Son periodos extremadamente largos e injustificables.

Fuera de nuestras fronteras, los países destinan subvenciones al Deporte Inclusivo y a sus deportistas, España es un mundo aparte.
Fuera de nuestras fronteras, los países destinan subvenciones al Deporte Inclusivo y a sus deportistas, España es un mundo aparte.

Aparte, ni mucho menos, lo que se compra destinado al deporte no está suvbencionado por las Consellerías o el Gobierno, y son los deportistas los que tienen que sufragar un gasto desorbitado para adquirir acoples o extras para sus sillas a un precio que ralla la estafa: no me lo invento, estáis invitados a ver los precios a través de las casas oficiales de los fabricantes y/o ortopedias. Por desgracia, no hay nada ni nadie que regule, tanto el tiempo de espera sobre la compra, repuestos, reparaciones de lo que necesitamos en una ortopedia (mediadora de los fabricantes), como tampoco un control justo del valor de las cosas. Es lícito y lógico, con la venta, tener unas ganancias, pero equilibradas. Estamos hablando que una media de los beneficios de los productos, generalizando, rondan y superan un 300% de su valor, y a veces me quedo corto. Por este mismo hecho, la silla de ruedas eléctrica bipedestadora y con accesorios extras de Iván Alemany está valorada en 21.000€, hagan una mínima reflexión: una silla de ruedas, no es un coche que tiene muchísimos acondicionamientos y prestaciones en una comparativa, y su silla no es un “Ferrari” .

Mi reflexión crítica sobre el Deporte Inclusivo es que es dado de lado en su difusión, no se igualan los premios de un mismo deporte, entre categorías normalizada o adaptada. Tampoco existen ayudas o subvenciones al deportista (de forma generalizada o pocos y específicos en alto rendimiento o categoría de élite) y si encima hay que batallar contra algunos fabricantes de material ortopédico y/o ortopedias, aparte por sus logros deportivos a los deportistas se les pueden considerar etiquetarlos como a verdaderos Héroes.

Los Deportistas son verdaderos héroes, no sólo batallas en su lucha competitiva sino con más obstáculos que las categorías no adaptadas.
Los Deportistas son verdaderos héroes, no sólo batallan en su lucha competitiva sino con más obstáculos a los que las categorías no adaptadas llegan a enfrentarse.

Artículo publicado en colaboración con la Revista INSport en su tirada número 5 – Marzo 2018

Si deseáis leer la publicación de la revista completa podéis visualizarla desde aquí.

Portada nº5 de INSport
Portada nº5 de INSport
Artículo publicado en la revista INSport
Artículo publicado en la revista INSport

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.